Sexo con dos hermanas mellizas

Sexo con dos hermanas mellizas. Fué en el cumpleaños de mi mujer….Ella quería celebrarlo por todo lo alto haciendo una barbacoa en casa, y para ello iba a invitar a todas sus amigas y compañeras de trabajo, yo no le puse ninguna objeción, sería divertido ver a 20 o 30 chicas bebidas desfasando en mi casa y yo…. el único hombre, claro está yo me iba a mantener apartado de la celebración que era solo para féminas. Alrededor de las 7 de la tarde enpezaron a llegar las primeras chicas, cargadas de botellas de todo tipo de licores y arregladitas como si fueran a ir a una boda, parecía como si hubiera un concurso con premios para las mejor vestidas…. Sobre las 21h tuve que encenderles el fuego de la barbacoa ya que iban tan ébrias que no eran capaces de encenderlo ellas, bueno podeis imaginaros, como ya iban un poco pasadas de vueltas comenzaron a piropearme (y eso que yo soy un chico muy normalito) pero el momento crítico fué cuando mi mujer dijo en voz alta “que os parece el culito que tiene mi maridito?? y ademas está duro como una roca……” y alli que va una de sus amigas y me pegó un apretón de culo que me puso en firmes… Curiosamente mi mujer en vez de mosquearse le debió de dar morbo y animó a las presentes a probar aquello. Bueno, en ese momento me dió tanta vergüenza que escapé de alli como pude y me resguardé en casa…. Bueno ellas prosiguieron su fiesta en el jardín y sólo entraban en casa en grupitos de 2 o tres para entrar al lavabo, era un ir y venir de chicas por la casa, y  yo a lo mío, una buena peli, unas cervezas y palomitas. Todo cambió cuando una de las chicas que se llamaba Natalia vino sola al aseo, y cuando salió se sentó a hablar conmigo, se notaba que había bebido bastante, y me dijo “oye que a mi no me ha dado tiempo a tocarte el culo” yo me reí y le dije en broma, “pues toca toca” pensando que era una broma. Me quedé de piedra cuando ella se abalanzó sobre mi y empezó a meterme mano, en un primer momento me quedé com paralizado sin saber como actuar, yo no había visto nunca a aquela chica, imagino que sería amiga de una amigaContinue reading… Sexo con dos hermanas mellizas

Una madura muy fogosa

Una madura muy fogosa. Marie Chantal era una señora Belga de 65 años, no muy bien parecida, pero de un cuerpo escultural, pechos grandes y turgentes, cintura de avispa y piernas de modelo de pasarela….. Abuela de 3 nietos, casada con un marido que le daba de todo, viajes, dinero, status, pero no le da algo muy importante……. Sexo ! Así pues, para mejorar su vida sexual, se buscó un amante italiano.  Juseppe de 80 años y casado con una mujer Belga, vivía en Gante, no muy lejos de casa de Marie. Sexualmente, Juseppe podía responder una vez cada 15 días y vaya si lo hacía. Un día coincidimos los 3 y yo rápidamente me percaté que ella era muy activa en el ámbito sexual. Sin excusas de ningún tipo la llamé y le dije que yo también quería probarla y sorprendentemente aceptó. Mi mujer se encontraba ausente por esas fechas y la invité a venir a casa. En cuanto entró en casa, hablamos lo justo, (como en las películas porno) y acto seguido la tomé por la mano y sin hacer demasiados esfuerzos, la conduje al lecho. Era increíble para su edad, qué manera de moverse, qué pechos tan duros. No paraba de correrse, en todas las  posiciones imaginables. A cuatro patas (au lebret) se puso como loca. Cuando terminamos después de varias horas, se vistió, y se marchó por donde vino. Posteriormente, me dijo que le gustó mucho, pero que tenía miedo de ser reventada en una próxima vez y que ella era una abuelita que tenía que dedicar más tiempo a sus nietecitos y que temía por la integridad de sus caderas. Realmente, las mujeres maduras, no aparentan de lo que son capaces. Yo no la cambiaría, por muchas jovencitas. Ahora mi buen amigo Juseppe, se ha hecho más mayor y ella busca otra víctima……..

Sexo en el ascensor

Os cuento una historia real tal como me la contó mi amiga. Os diré sobre ella que es solterona pero un poco zorrilla, por lo que considero los hechos de lo más verídico.Mi amiga había echado el ojo en la oficina a un guapo ejecutivo de muy buena percha y desde el primer momento sólo pensó en pasárselo por la piedra. La verdad es que la chica es resultona y sabe engatusar, presume de que no existe el tipo que se le resista, y da igual que sea casado o no, salvo que tenga alguna grave tara. Así que se puso manos a la obra. Derroche de simpatía, generosos escotes, prendas ajustadas, perfumes de ensalmo, roces “fortuitos”…En fin, acabó citándose con él después del trabajo para tomar café e incluso consiguió llevárselo al cine, pero nada de nada. A pesar de que la “peli” era aburrida a más no poder, elegida a drede, y los asientos estaban en la última fila, no le puso la mano encima e incluso apartó su pierna cuando mi amiga abrió todo lo que pudo las suyas invadiendo el espacio del mocetón.Ella no cree que haya hombres fieles, simplemente hay hombres que no han sido sometidos a dura prueba, pero la verdad es que éste era hueso duro de roer, o quizás “maricón” o impotente, que todo es posible. Sea como fuera, mi amiga estaba desolada. Por fin, un día, se presentó su oportunidad.Salían ambos juntos de la oficina, era viernes por la tarde y allí no quedaba ni el que la cierra. Cogieron el ascensor y éste se detuvo entre la sexta y la séptima planta. Tocaron los botones y estos no obedecían, la alarma daba pena de la poca potencia con que sonaba y, como cabía esperar, el telefonillo de emergencia conectaba con una insulsa grabación que se repetía sin dar solución. Era evidente que el socorro iba a tardar. El único recurso que restaba era llamar por el móvil a los bomberos, pero eso se les ocurriría mucho más tarde…Agotadas las vías de auxilio más evidentes, por la cabeza de mi amiga pasó un perverso pensamiento “de aquí no sales vivo”. Le miró con ojos tiernos y una sonrisa de lo más sensual al tiempo que adoptaba las sugerentes poses que ella dominaba a la perfección. El se reía nervioso y apartaba la mirada ruborizado, pero resistía el muy cabrón. Mi amigaContinue reading… Sexo en el ascensor

Follándome a mi jefa

Follándome a mi jefa. Yo trabajaba en paz en mi oficina, mi día consistía en lavantarme, desayunar, ir a la oficina y volver para casa, nada de sobresaltos ni cosas extrañas. Un día estaba realizando mis tareas y noto que mi jefa me estaba mirando. Me hice el desentendido y seguí trabajando. Al día siguiente me llama a su oficina y me plantea que quiere follar conmigo y hacer un video porno en su oficina para colgarlo en internet. Yo me negué porque fíjate que follarla me la follaría pero después andar saliendo en internet porno, es un poco arriesgado. Cuando miro el escritorio veo que estaba mi carta de renuncia. y ahí me puso entre la espada y la pared. Y bueno, si no queda otra. En cuestión de un rato ahi estaba follándomela ante las cámaras para su video porno. La cuestión que se le hizo costumbre y ahora quiere todos los días. Yo ya no se que hacer si sigo asi me voy para el cajón, ya baje 15 kilos, no doy mas. Y sino me le entrego me quedo sin trabajo y a la mierda vida. Después de tanto tiempo de entrenamiento cambie de trabajo y soy actor porno y me dedico a eso y vivo como un rey. Pero a mi antigua jefa no me la logro sacar de arriba porque ahora la amenaza es de muerte, y no vamos a andar jugando con la vida por lo tanto la sigo follando duro.

El vino tinto es bueno para tener sexo

El vino tinto es bueno para tener sexo. Trebujena, era un pozo de sabiduría popular. Además era del mismo pueblo que José Mota. Trebor, (Diminutivo cariñoso con el cual le llamaban sus compañeros de armas), tampoco tenía escrúpulo alguno. Conoció hacía algún tiempo, a una señora alemana casada felizmente con un alto ejecutivo de una farmacéutica muy famosa, y se encontraban destinados en las islas Caimán… Ella era cincuentañera y el rondaba por entonces los 37. Su mujer incluso era amiga de ella y solía venir por su casa, incluso habían salido juntas de compras. Ahora , Inge (así se llamaba la alemanaza), se encontraba de visita en Europa para solucionar unos asuntos y se alojó en casa de los Trebor. Un día, ella tenía una cena de amigos alemanes, a la cual invitó al matrimonio Trebujena. En esa cena, como buenos alemanazos, el vino tinto corría a raudales. Una vez finalizada la cena, y de vuelta a casa, Trebor que muy hábilmente forzó un poquito a su mujer para que bebiera un poco más de la cuenta, consiguió quedarse en la primera planta, mientras que ellas dos fueron a acostarse. Desde la 1ª planta, comprobó que los efluvios producidos por los escarceos de ellas con el Dios Baco, rezumaban de la boca de su cónyuge y roncaba ligeramente, supo que era el momento de realizar la hazaña más grande que jamás haya realizado profesional alguno de la materia. Subió las escaleras deslizándose como una anaconda, ajustando su cuerpo a los peldaños de madera, controlando los que sabía que hacían un leve ruido. No sin esfuerzo y ya a las 03´00 de la mañana, consiguió llegar a la puerta de su amiga alemana, la cual había dejado ya a Baco y estaba en manos del Dios Morfeo. Con un ligero toque en el hombro, consiguió despertarla, y ella aturdida en el primer momento, sólo atinaba a decir : ¡¡¡ nein, nein !!!, pero rápidamente se rindió, y en un abrir y cerrar de ojos, rodaron sobre la alfombra, para no hacer ruido con los muelles de la cama. Fue bastante difícil no producir ni un gemido, todo sonido lo realizaban hacia a dentro, ya que las puertas estaban entreabiertas, y se podía escuchar perfectamente los suaves ronquidos de su mujer, que a saber lo que estaría soñando. La alemana que lo cabalgaba salvajemente, tenía su mirada puesta y fija enContinue reading… El vino tinto es bueno para tener sexo